lunes, 30 de junio de 2008

ARBOLITO (Poema)

Arbolito

Toparon en Arbolito
los Muniz con los Saravia,
De un lado divisas rojas,
del otro divisas blancas.
Ya las guerrillas pelean
hace media hora larga
y como ninguno afloja
están dale bala y bala.
En eso, muy bien montado
en un moro de la marca,
con unos treinta lanceros
llegó Chquito Saravia
camisa abierta, en pelo
el pingo se le abalanza,
mientras el escapulario
late que es una campana
llamando a misa de gloria
en el pecho de un Saravia.
Muchos dicen que dijo:
estos tiros valen plata
vamoa a gastar carne
ya que no nos cuesta. nada
no mira cuantos le siguen
ni cuenta cuantos le aguardan.
En un milagro de espuelas
al moro le nacen alas
y allá va como un arcángel rubio
Chiquito Saravia!
Dicen que solo hubo dos
tan golosos por las cargas:
Juan Lavalle en la Argentina
y un Don Quijote en la Mancha
Se rompe enfrente un relámpago,
todo el 5º desenvaina
y se viene en pelotones
contra un puñado de lanzas,
y los treinta de Chquito
como la carne es barata,
la van hundiendo y hundiendo
en cuatrocientas espadas.
Así mueren dando chuza
junto al Coronel Saravia
casi todos los que fueron
a nacer en esa carga.
Donde Chiquito cayó
brota siempre un hilo de agua
donde van los troveros
a bautizar sus guitarras
y es desde el noventa y siete
un manantial de tacuaras,
donde cuando un hijo
le pide la bandición a sus tatas,

la madre siempre le dice
esta bienaventuranza:
Hijo! que Dios te haga guapo
como Chiquito Saravia

Atribuido a Yamandú Rodriguez

4 comentarios:

chivy ha caido dijo...

realmente emocionado... desde muy chiquito leia los poemas de yamandu rodriguez en unos libros de mi padre. y a este con mucha atencion, lo aprendi y lo he dicho en muchas reuniones, bellisimo

Mariana dijo...

Me encantó encontrar este poema. Mi madre me lo recitaba emocionada.

Mariana dijo...

Me encantó encontrar este poema. Mi madre me lo recitaba emocionada.

Jorge Fernando Landó dijo...

Siempre tuve a este poema como de Yamandú Rodriguez, un maestro de mi infancia y juventud.